RTF 01513-4-2008 Tribunal Fiscal hace años precisó que el principio de lo devengado aplicable para el Impuesto a la Renta NO SE APLICA PARA EFECTOS DEL IMPUESTO GENERAL A LAS VENTAS

20161022_1441351

Alan Emilio en Iquitos, Loreto. Octubre 2016

Seminario en Lima 29 de octubre 2016 CAMBIOS TRIBUTARIOS DEL IGV PARA EL 2017 – PREVISIONES. Presencial y Virtual

Diplomado de Especialización en Tributación en Ayacucho

Diplomado de Especialización en Tributación en Piura. Inició 10 de septiembre 2016

Resulta relevante el contenido de la Resolución RTF 01513-4-2008, de fecha 06 de febrero del 2008,  mediante la cual el Tribunal Fiscal resuelve diversas controversias en torno a la determinación del Impuesto General a las Ventas de enero a diciembre del 2003 e Impuesto a la Renta del ejercicio 2003.

En el caso específicio de los reparos al débito fiscal del Impuesto General a las Ventas de los meses de enero a diciembre del 2003, SUNAT había reparado como ventas omitidas, los mayores ingresos declarados por concepto de pagos a cuenta del Impuesto a la renta comparados con los declarados por el Impuesto General a las Ventas en los citados periodos.

En el requerimiento cursado por SUNAT comunicó al contribuyente que de la revisión de sus declaraciones del IGV y de los pagos a cuenta del Impuesto a la Renta correspondientes a los periodos de enero a diciembre del 2003, había detectado que la base imponible de los pagos a cuenta no coincidía con las ventas declaradas para efectos del Impuesto General a las Ventas.  En el Resultado del referido requerimiento, SUNAT comunicó que el contribuyente no sustentó la razón por la cual no gravó con el IGV las diferencias detectadas en las bases imponibles de dicho impuesto y los pagos a cuenta del Impuesto a la Renta por los periodos requeridos, por lo que procedió a gravar tales diferencias con el IGV.

SIN EMBARGO, EL TRIBUNAL FISCAL PRECISÓ QUE la Ley del Impuesto General a las Ventas establece expresamente qué operaciones grava dicho impuesto, regulando el nacimiento de la obligación tributaria, así como los demás aspectos de la hipótesis de incidencia, mientras que la Ley del Impuesto a la Renta establece que para determinar los pagos a cuenta se deberá considerar como ingresos netos -base imponible- el total de ingresos gravables para efectos del Impuesto a la Renta QUE SE HAYAN DEVENGADO EN CADA MES, es decir, mientras PARA EL CASO DEL PAGO A CUENTA RESULTA DETERMINANTE QUE EL INGRESO SE HAYA DEVENGADO y que éste se encuentre gravado con el IMPUESTO A LA RENTA, EN EL CASO DEL IMPUESTO GENERAL A LAS VENTAS LO RELEVANTE ES QUE LA OPERACIÓN SE ENCUENTRE GRAVADA CON DICHO IMPUESTO Y NAZCA LA OBLIGACIÓN (además de los demás aspectos de la hipótesis de incidencia), siendo que AMBAS OBLIGACIONES TRIBUTARIAS TIENEN UNA NATURALEZA DISTINTA, POR LO QUE NO RESULTA VÁLIDO CONCLUIR QUE LA SOLA COMPARACIÓN DE LOS MAYORES INGRESOS DECLARADOS por concepto de pagos a cuenta del Impuesto a la Renta con las ventas netas declaradas por el Impuesto General a las Ventas (IGV), constituyen ventas gravadas para éste último impuesto.

En virtud a lo expuesto y dado que en el caso analizado la SUNAT no ha determinado en forma fehaciente que los mayores ingresos declarados por concepto de pagos a cuenta del Impuesto a la Renta en comparación con las ventas declaradas por el IGV constituyan operaciones gravadas de acuerdo a lo dispuesto en la Ley del Impuesto General a las Ventas, el reparo efectuado por este concepto carece de sustento, por lo que correspondió revocarse la resolución de intendencia apelada en este extremo.

CONCLUSIÓN: El criterio de lo devengado es aplicable para efectos de la determinación del Impuesto a la Renta (Impuesto resultante y pagos a cuenta), Y NO RESULTA APLICABLE PARA EL IGV.

RECOMENDACIONES: ¡¡¡¡Dejad de hacer el ridículo buscando falacias, sofismas y romanticismos tributarios !!!!

Alan Emilio Matos Barzola

Expositor Experto en materia Tributario Contable a nivel nacional

Experto en material procesal ante SUNAT, Tribunal Fiscal, Poder Judicial y el Tribunal Constitucional 

Seminario en Lima 29 de octubre 2016 CAMBIOS TRIBUTARIOS DEL IGV PARA EL 2017 – PREVISIONES. Presencial y Virtual

Diplomado de Especialización en Tributación en Ayacucho

Diplomado de Especialización en Tributación en Piura. Inició 10 de septiembre 2016

RTF 04814-4-2015 Tribunal Fiscal ratifica la “naturaleza contable” del Principio de lo Devengado para la determinación “TRIBUTARIA” del Impuesto a la Renta

Alan Emilio en el Cusco

Alan Emilio en el Cusco

Mediante Resolución RTF N° 04814-4-2015, de fecha 19 de mayo del 2015, el Tribunal Fiscal resuelve una controversia en torno a la determinación del Impuesto a la Renta del ejercicio 2011.

SUNAT reparó desembolsos que no constituyen costo ni gasto en el ejercicio 2011 por un monto de S/4´500,000.00 señalando como sustento legal del reparo el artículo 57 de la Ley del Impuesto a la Renta.

El Tribunal Fiscal indica que conforme con lo dispuesto en el inciso a) del artículo 57 del Texto Único Ordenado de la Ley del Impuesto a la Renta, aprobado mediante Decreto Supremo N° 179-2004-EF, el ejercicio gravable comienza el 01 de enero de cada año y finaliza el 31 de diciembre, debiendo coincidir en todos los casos el ejercicio comercial con el ejercicio gravable, siendo que las rentas de tercera categoría se consideran producidas en el ejercicio comercial en que se devenguen, siendo tal norma de aplicación analógica para la imputación de gastos.

Que conforme con la norma citada los gastos se consideran producidos en el ejercicio comercial en que se devenguen, principio que si bien la Ley del Impuesto a la Renta menciona, no es definido expresamente por ella, por lo que corresponde analizar los alcances de lo que se entiende por “devengado” recurriendo a su naturaleza contable, ya que ello permitirá determinar el periodo en el que debe imputarse los gastos.

Que en la explicación del Marco Conceptual para la Preparación y Presentación de los Estados Financieros de las Normas Internacionales de Contabilidad se señala que: “Para permitir que los Estados Financieros cumplan sus objetivos se le prepara sobre la base contable del devengado”, asimismo en la Norma Internacional de Contabilidad (NIC) 1, referida a la Presentación de Estados Financieros, se señala que de acuerdo con la base contable de lo devengado, las transacciones y hechos se reconocen cuando ocurran (y no cuando se cobran o pagan) y se muestran en los libros contables y se expresan en los estados financieros de los ejercicios a los cuales corresponden; asimismo, que los gastos se reconocen en la cuenta de resultados sobre la base de una asociación directa entre los costos incurridos y la obtención de las partidas correspondientes de ingresos (correlación de ingresos y gastos).

Que al respecto, este Tribunal ha señalado en la Resolución N° 22217-11-2012, que la Norma Internacional de Contabilidad (NIC) 1, modificada en el año 1997, ha recogido el concepto de “asociación” en la aplicación del principio de devengado, según el cual resulta indispensable vincular directamente el ingreso que aparece en el estado de resultados con todos los gastos en los cuales se incurre en la generación de ese ingreso, por existir una relación de causa y efecto entre los ingresos y los gastos.

Que de la Ley del Impuesto a la Renta reseñada, de la aplicación del principio del devengado y del concepto de asociación de ingresos y gastos comentados en la jurisprudencia citada, se tiene que resulta necesario vincular los ingresos con todos los gastos en los cuales se incurre para la generación del mismo, por lo que, en caso los gastos incurridos por el contribuyente se encuentren vinculados a ingresos que se devengarían en periodos futuros, correspondía que tales gastos se trataran como diferidos y afecten resultados recién en el ejercicio en que se reconozcan los ingresos vinculados a tales erogaciones.

Corresponde entonces verificar si respecto del gasto por S/.4´500,000.00 deducido por el contribuyente se han producido los hechos sustanciales generadores del gasto, es decir, verificar si se generó la obligación de pagarlos y/o se dieron los hechos en función de los cuales el tercero adquirió derecho al cobro y si estos se han devengado y corresponde sean imputados al ejercicio 2011, como efectuó el contribuyente, o al ejercicio 2012 como señala SUNAT.

Los pagos observados se sustentaron en el contrato de cesión definitiva de derechos de autor por medio del cual el contribuyente obtenía determinados derechos patrimoniales de obras inéditas, siendo que la contraprestación por la cesión equivaldría al 20% del costo total de cada impresión o edición de los libros, por el total del tiraje correspondiente a cada año, lo que se determinará al final de campaña de cada ejercicio y S/5.00 por cada ejemplar vendido de la obra.

El Tribunal Fiscal advierte que conforme lo ha señalado el propio contribuyente, la impresión de los libros para la campaña 2011 se dio entre julio, agosto y octubre del 2010 y entre julio, agosto y octubre del 2011 para la campaña 2012, siendo que la venta de los libros correspondientes a cada campaña se da entre los meses de febrero y mayo del año al que corresponde la campaña, en tal sentido, los ingresos por las ventas de los libros correspondientes a la edición y/o campaña 2012, se dan entre los meses de febrero y mayo del 2012.

Por lo expuesto, los gastos vinculados a las facturas observadas están relacionados a la venta de libros cuyos ingresos se reconocerían en el ejercicio 2012, por lo que en virtud del principio de devengado y del concepto de asociación de ingresos y gastos, los referidos gastos debieron diferirse y no afectar resultados sino hasta el momento en que se reconozcan los ingresos por las ventas realizadas, más aún cuando el monto de los ingresos se conocerán al final de la campaña, por lo que corresponde mantener el reparo y confirmar la apelada en este extremo.

Alan Emilio Matos Barzola

Expositor Experto en materia Tributario Contable a nivel nacional

Experto en material procesal ante SUNAT, Tribunal Fiscal, Poder Judicial y el Tribunal Constitucional

Curso Taller 18 y 25 de mayo 2016: “Contabilidad y Tributación de Empresas Constructoras & Inmobiliarias”

Diplomado en Tributación Empresarial en Trujillo organiza Colegio de Contadores Públicos de La Libertad

Programa de Alta Especialización en Tributación CUSCO 2016

CONANIIF 2016 Madre de Dios IV Convención Nacional organizada por la Junta de Decanos de Colegios de Contadores del Perú

Sentencia en Casación 1173-2008-Lima Corte Suprema de Justicia del Perú valida la aplicación del principio de lo devengado y de la NIC 18 en materia tributaria

20150822-0019

Alan Emilio en Chiclayo .Noviembre 2015

Dada la coyuntura electoral (según reportes de varios urracos y urracas confiables) les comento que algunos “lobistas”  acaban de proponer en el CADE (debajo de la mesa) a los equipos económicos de los candidatos Acuña, Toledo, PPkuy, Keiko y García, que en su oportunidad deroguen la aplicación del criterio de lo devengado y que el efecto tributario sobre Impuesto a la Renta (tanto para costos, gastos e ingresos) corresponda a únicamente a lo cobrado.

Su argumento lobista es que “ellos tienen la verdad absoluta”, y “que las NIC-NIIF no son normas sino exquisiteces de los contadores que generan distorsión en la economía” y que el empresario requiere “justicia tributaria” y “equiparidad de armas frente al cuco que es la SUNAT”.

Dado lo expuesto, se transmite la Sentencia en Casación 1173-2008 emitida por la Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente de la Corte Suprema de Justicia de la República, que valida la aplicación del principio de lo devengado y de la NIC 18 en materia tributaria.

Señores candidatos a la Presidencia de la República, seguir esa locura de esos lobistas generaría un fuerte impacto sobre las metas de recaudación de SUNAT y estimo prudentemente que sería “escandaloso”, motivo por lo cual resulta oportuno hacer un llamamiento urgente para no ser cómplices de las mentiras de muchos lobistas que luego se presentan ante ustedes como “grandes oradores y amigos de todos”. ¡¡¡¡ Basta de mentiras !!!!

¿Y tú como sabes eso, si tu no fuiste a Paracas? Físicamente no estuve pero si mis urracos y urracas, e inclusive varios de esos equipos económicos me lo contaron directamente a mi celular. Mil ojos, mil oidos y mil patas.

Alan Emilio Matos Barzola

Especialista en Derecho Tributario y en Normas Internacionales de Información Financiera

Expositor Experto en materia tributario contable

SENTENCIA EN CASACIÓN N° 1173-2008-LIMA

Lima, veintiséis de agosto del dos mil ocho.-

LA SALA DE DERECHO CONSTITUCIONAL Y SOCIAL PERMANENTE DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA:

VISTOS; con los acompañados; de conformidad con el dictamen fiscal; en audiencia pública llevada a cabo en la fecha con los Vocales Supremos Román Santisteban, Gazzolo Villata, Pachas Ávalos, Ferreira Vildózola y Salas Medina; se emite la siguiente sentencia:

  1. -MATERIA DEL RECURSO

Se trata de los recursos de casación interpuestos por don Jorge Ernesto Freyre Espinoza, Procurador Público a cargo de los asuntos judiciales del Ministerio de Economía y Finanzas, y doña Jenny Rosa Passaro Sandumbí, en representación de la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria contra la sentencia de vista de fojas trescientos sesenta y cuatro, su fecha treinta de noviembre del dos mil siete, que confirmando la sentencia apelada de fojas doscientos cuarenta y cinco, de fecha diecisiete de abril del dos mil seis, declara fundada la demanda; en consecuencia nula la Resolución N° 00930-4-2003, emitida por el Tribunal Fiscal el veintiuno de febrero del dos mil tres, deviniendo en ineficaces las Resolucion es de Intendencia N° 015-4-13299 y N° 015-4-13349, así como las Resolucion es de Determinación N° 012-3-06618, N° 012-3-05303 y N° 012-3-06619 y las Resolucion es de Multa N° 012-2-10649 y, N° 012-2-14316.

  1. -FUNDAMENTOS POR LOS CUALES SE HAN DECLARADO PROCEDENTES LOS RECURSOS:

Mediante las resoluciones de fecha nueve de junio del dos mil ocho, obrante a fojas sesenta y nueve y setenta y uno del cuaderno de casación formado en este Supremo Tribunal se han declarado procedentes los recursos de casación referidos, por las causales previstas en los incisos 1, 2 y 3 del artículo 386 delCódigo Procesal Civil, en virtud de las cuales los recurrentes denuncian:

  1. la interpretación errónea del artículo 286 de la Ley General de Minería, toda vez que, la correcta interpretación de dicha norma ameritaba realizar una interpretación sistemática, en concordancia con la NIC 18 y el artículo 57 de la Ley del Impuesto a la Renta;
  2. la inaplicación del literal a) del artículo 57 de la Ley del Impuesto a la Renta, aprobada por Decreto Legislativo N° 774, al desconocer la aplicación de lo devengado para las regalías que obtiene el demandante en virtud del contrato de cesión minera celebrado con Compañía Minera Buenaventura Sociedad Anónima;
  3. la infracción a las formas esenciales para la eficacia y validez de los actos procesales, refiriendo, la impugnante que la Sala de mérito no ha sustentado las razones por las cuales ha desestimado su principal fundamento referido a la interpretación y aplicación efectuada por el Tribunal Fiscal del artículo 286 de la Ley General de Minería, concordado con el párrafo 29 de la NIC 18, en cuanto a la oportunidad y condiciones que deben confluir para que los ingresos provenientes de la actividad con terceros deban ser reconocidos por quien los adquiere.
  1. -CONSIDERANDO

PRIMERO

Que, dados los efectos nulificantes de la causal de infracción a las formas esenciales para la eficacia y validez de los actos procesales, en caso de configurarse, corresponde empezar el análisis de fondo del recurso, a partir de dicha causal; y de ser el caso de no ampararse, analizar las causales in iudicando igualmente denunciadas.

SEGUNDO

Que, examinando el agravio sobre el error por vicios in procedendo se advierte que sobre el fondo de la controversia las instancias de mérito se han sujetado al mérito de lo actuado y al derecho, no verificándose falta de fundamentación ni motivación que amerite amparar la causal procesal; por lo demás, no resulta procedente invocar esta causal a efectos de que se efectúe el reexamen de los hechos y una nueva valoración de los medios probatorios actuados en el proceso, así como solicitar una nueva revisión respecto de la interpretación o aplicación de determinadas normas sustantivas, como pretende la impugnante, por ser esta una función ajena a los fines del recurso extraordinario de casación; siendo así, a continuación pasamos al análisis de las denuncias por vicios in iudicando.

TERCERO

Que, conforme fluye de la presente demanda de fojas ciento uno, el demandante solicita la nulidad de la resolución del Tribunal Fiscal N° 00930-4-2003 del veintiuno de febrero del dos mil tres, que confirma las Resoluciones de Intendencia emitidas por la SUNAT que desestimaron sus recursos de reclamación contra las Resoluciones de Determinación y contra las Resolucion es de Multa emitidas como consecuencia de una supuesta omisión en el reconocimiento de ingresos gravables para el Impuesto a la Renta de tercera categoría correspondiente a los ejercicios de mil novecientos noventa y cuatro, mil novecientos noventa y cinco, y mil novecientos noventa y seis, y en virtud de las cuales se exigió el pago de sumas de dinero que ascienden a un total de novecientos sesenta y siete mil cuatrocientos cuarenta y dos nuevos soles. Refiere que:

las resoluciones antes señaladas se han expedido de manera contraria a la ley sobre la base de considerar que el monto del ingreso por concepto de pago de regalías a que tiene derecho el demandante en virtud del contrato de cesión minera celebrado con la Compañía Minera Buenaventura Sociedad Anónima se devenga al momento en que esta última emite las facturas por la venta de minerales a sus compradores, lo cual contraviene lo expuesto por la NIC 18, y con ello, el artículo 57, inciso a) de la Ley del Impuesto a la Renta –Decreto Legislativo N° 774-, aplicable al caso de autos, así como los artículos 168 y 169 del Código Civil.

CUARTO

Que, conforme se encuentra establecido por las instancias de mérito, del párrafo segundo y siguientes de la cláusula novena del citado contrato minero celebrado entre el Sindicato Minero de Orcopampa Sociedad Anónima, y la Compañía Minera demandada, se advierte que para que el Sindicato demandante tenga derecho efectivo y real a la compensación del diez por ciento de los derechos mineros cedidos por la Compañía Minera demandada, se requería previamente que esta última extrajera el mineral bruto y luego de ello lo otorgue en venta a Centromín; además, que fuera cobrado y que finalmente se remita al Sindicato demandante las liquidaciones de dicha venta, dentro de los cinco días siguientes a la fecha en que la Compañía Minera emplazada reciba el pago, por lo que resulta evidente que el momento en que podrán devengarse dichos ingresos sería cuando las regalías fueran debidamente pagadas al Sindicato mas no como interpreta en forma errónea la demandada en cuanto refiere que el derecho de cobro de regalías supone unicamente la venta de los minerales extraidos pero sin considerar el cobro de tal venta.

QUINTO

Que, al respecto, el artículo 286 de la Ley General de Minería establecía que la compensación que abone el cesionario al cedente en las concesiones de exploración o explotación, no puede exceder del diez por ciento del valor bruto de venta del mineral. Entendiéndose por valor bruto de venta, la suma del valor de los contenidos minerales pagables menos las deducciones por gastos de fundición y o refinación, gastos de transporte desde puerto de embarque peruano hasta el lugar de destino, y los tributos que graven directamente las ventas. Dicha normatividad resulta concordante con lo establecido en el párrafo veintinueve de la Nic 18 que señala que los ingresos provenientes del uso por terceros de los activos de una empresa que generan intereses, regalías y dividendos, deberán ser reconocidos cuando es probable que los beneficios económicos asociados con la translación fluyan a la empresa y el monto de ingresos pueda ser medido confiablemente.

SEXTO

Que, conforme se llega a verificar de lo actuado, el Tribunal Fiscal al momento de expedir la Resolución impugnada consideró erradamente que los ingresos por conceptos de regalías podrían devengarse a favor del accionante desde el momento en que la Compañía Minera Buenaventura Sociedad Anónima emitiera las correspondientes facturas por la venta de los minerales a sus respectivos compradores, no considerando en absoluto, sobre la base de las normas señaladas precedentemente, que para efectos de medir de manera confiable el ingreso, valor bruto de venta, así como establecer las regalías resultaba necesario contar con las liquidaciones de las ventas del mineral remitido por la Compañía Minera demandada al Sindicato demandante.

SETIMO

Que, asimismo, la situación antes descrita, guarda concordancia con lo dispuesto en el inciso b) de la NIC 18 en cuanto establece en su trigésimo párrafo que las regalías serán reconocidas sobre la base acumulada de conformidad con la esencia del respectivo contrato; por consiguiente, no se evidencia la interpretación errónea de las normas acusadas, por lo que, este extremo deviene en desestimable.

OCTAVO

Que, respecto a la inaplicación del literal a) del artículo 57 de la Ley del Impuesto a la Renta, aprobado por Decreto Legislativo N° 774, denuncia que la Sala de mérito desconoce la aplicación de lo devengado para las regalías que obtiene el demandante en razón del contrato de cesión minera precitado; al respecto, es menester precisar que la materia controvertida en el presente caso tenia por objeto establecer desde que momento se devengaban las regalías solicitadas por el demandante en mérito al contrato de cesión minera celebrado con la Compañía Minera Buenaventura Sociedad Anónima, bajo cuyos términos se acordó que la compensación que esta última abonaría al Sindicato accionante sería de un porcentaje del valor bruto de la venta realizada. Que, conforme se aprecia de la norma denunciada como inaplicada, esta no hace referencia alguna respecto a desde que momento podrán devengarse las regalías, sino que ella está referida a establecer a que ejercicio gravable corresponden las rentas de tercera categoría; por lo que, la causal sustantiva en este extremo también deviene en desestimable; en tal sentido, en aplicación de lo previsto en el artículo 397 del Código Adjetivo, los recursos de casación devienen en infundado.

  1. RESOLUCIÓN

Declararon:

INFUNDADOS los recursos de casación interpuestos por don Jorge Ernesto Freyre Espinoza, Procurador Público a cargo de los asuntos judiciales del Ministerio de Economía y Finanzas, a fojas trescientos setenta y cinco, y doña Jenny Rosa Passaro Sandumbi, en representación de la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria a fojas trescientos noventa, contra la sentencia de vista de fojas trescientos sesenta y cuatro, su fecha treinta de noviembre del dos mil siete; CONDENARON a cada uno de los recurrentes al pago de una multa de dos Unidades de Referencia Procesal; y DISPUSIERON se publique la presente resolución en el Diario Oficial El Peruano; en los seguidos por el Sindicato Minero de Orcopampa Sociedad Anónima, representado por su Gerente, don Jaime Enrique Pardo Escandón, sobre Impugnación de

Resolución

Administrativa; SEÑOR VOCAL PONENTE:

FERREIRA VILDÓZOLA; y los devolvieron.-

S.S.

ROMÁN SANTISTEBAN

GAZZOLO VILLATA

PACHAS ÁVALOS

FERREIRA VILDOZOLA

SALAS MEDINA

mc uc.

CONSTANCIA

Se deja constancia que en la fecha, se llevó a cabo la vista de la causa con informe oral con los Vocales Supremos Román Santisteban, Gazzolo Villata, Pachas Ávalos, Ferreira Vildózola y Salas Medina.

Interviene el Señor Vocal Román Santisteban por haberse concedido licencia al Señor Presidente Rodríguez Mendoza por salud.

Habiendo informado oralmente el doctor Alberto Quimper Herrera.

Lima, 26 de agosto del 2008.

MARLENE MAYAUTE SUÁREZ

Relatora

Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente

RTF 18392-10-2013 Para efectos del devengado el elemento relevante consiste en el hecho que da nacimiento al derecho al ingreso, y no a aquél que hace exigible el mismo

Alan Emilio en Puerto Maldonado , Madre de Dios 2014

Alan Emilio en Puerto Maldonado , Madre de Dios 2014

Mediante Resolución RTF Nº 18392-10-2013 el Tribunal Fiscal confirma la Resolución de Intendencia apelada, principalmente en cuanto al devengo de los ingresos gravados en la “Prospección Giácomo”.

El Tribunal al examinar las condiciones contractuales pactadas entre Carlos José Paulo Casaretto Forni y el señor Bryan Noel, identifica que ambas partes tenían como propósito cooperar en conjunto para evaluar y explotar el potencial desarrollo comercial y la explotación de ciertos intereses mineros, localizados en el departamento de Tacna, siendo que  José Paulo Casaretto Forni se obligó a permitir el desarrollo y explotación, a que no llevará a cabo ninguna actividad ni celebrar determinados actos jurídicos respecto de la “Prospección Giácomo”, además del uso de bienes y de personal, por lo que una parte sustantiva del contrato se obligó a cumplir prestaciones de “no hacer”, donde como señala la doctrina el comportamiento empeñado por el deudor es puramente negativo, consistiendo en ciertas omisiones por las cuales se le retribuirá. Bajo dicho contexto, el Tribunal da cuenta que el elemento relevante consiste en el hecho que da nacimiento al derecho al ingreso, y no a aquél que hace exigible el mismo como sostiene el contribuyente, resultando suficiente que José Paulo Casaretto Forni cumpliera con las prestaciones a su cargo para adquirir el derecho a la contraprestación pactada a su favor.

Conviene resaltar que el Tribunal Fiscal en ninguna parte dice que existen dos tipos de devengados, (como por ahì vienen pregonando y engañando unos infames) toda vez que el principio de lo devengado es ùnico y se basa en la definiciòn contable/financiera, tal como cita la propia RTF Nº 18392-10-2013 tomando en consideraciòn las RTF Nº 08534-5-2001 y Nº 00467-5-2003.

Como la controversia en el presente caso corresponde al ejercicio 2003 el Tribunal cita el antiguo (y actualmente derogado por ser desfasado en el contexto internacional de NIIF) Plan Contable General Revisado, que fue aprobado por Resolución CONASEV Nº 006-84-EFC/94.10 del 15 de febrero de 1984, para efectos de puntualizar que el devengado “es un principio de contabilidad fundamental y básico para el adecuado cumplimiento de los fines de la contabilidad“.

La propia Resolución RTF Nº 18392-10-2013 cita ademàs la RTF Nº 02812-2-2006 a efectos de puntualizar que el hecho sustancial generador del gasto (costo o gasto corriente) o ingreso se origina en el momento en que se genera la obligaciòn de pagarlo o el derecho a adquirirlo, aùn cuando a esa fecha no haya existido el pago efectivo, lo que supone una certeza razonable en cuanto a la obligación y a su monto.

Alan Emilio Matos Barzola

Especialista en Derecho Tributario y en Normas Internacionales de Información Financiera

Expositor experto en materia tributario contable

Jurisprudencia Española en materia tributaria: La contabilización de una determinada partida no es una cuestión puramente formal sino que tiene trascendencia en el campo fiscal y muy directamente en el ámbito de los gastos deducibles

Alan Emilio en Lima

Alan Emilio en Lima

Mediante Sentencia de fecha 21 de noviembre del 2013 la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional ha emitido una importante jurisprudencia en materia tributaria (fiscal, impositiva) cuya repercusión debe tener un efecto directo en muchos teóricos que aún no evolucionan y que insisten en que las normas internacionales de información financiera no tienen efecto fiscal. En este portal web de contenido académico hemos evidenciado que esos “teóricos” se han quedado en la época de las cavernas al pensar que conocer de tributación es aplicar el positivismo, cuando la globalización ya los pasó como aviones a una tortuga.

En esta extensa sentencia española la Sala considera que la contabilización de una determinada partida no es una cuestión puramente formal sino que tiene trascendencia en el campo fiscal y muy directamente en el ámbito de los gastos deducibles.

Resalta la jurisprudencia española que las normas contables (el principio de prudencia y el principio de imagen fiel), obligan a reconocer la existencia de ingresos y gastos a medida que estos se devenguen, con independencia del momento en que se efectúe el cobro, ya que la imputación temporal de los ingresos debe hacerse de acuerdo al principio del devengo y de correlación de ingresos y gastos contenido en el Plan General de Contabilidad, siendo las magnitudes recogidas en la contabilidad las que determinan la base imponible.

Personalmente me resisto a creer que los magistrados españoles (de formación jurídica en derecho) están hablando piedras, cascajos o asteroides. Conviene comentarles que estos dos párrafos anteriores son concordantes con la jurisprudencia británica (regida por el common law) en materia fiscal.

De otra parte la Sentencia Española, que obviamente supera lo abordado en 1978 por García Mullín (en la época de las cavernas), da cuenta en su fundamento jurídico octavo lo siguiente en materia de deducción de gastos:

“siguiendo el criterio sentado por el Tribunal Supremo, sobre la necesidad de que los gastos que las entidades pretenden deducirse fiscalmente, cumplan una serie de requisitos, por lo que debe reiterarse el criterio de la Sala al respecto, plasmado en numerosas sentencias.

<< Para que pueda hablarse de “gasto deducible”, a los efectos fiscales, además de la “necesariedad”, se requiere la concurrencia de otros requisitos:

1), La justificación documental de la anotación contable, de conformidad al art. 37.4, del Reglamento del Impuesto .

2), La contabilización del gasto (según se desprende del citado art. 37, en su conjunto).

3), Su imputación a la base imponible en el ejercicio de su procedencia, conforme al art. 88.1, del Reglamento del Impuesto , como se ha declarado.

El concepto de “gastos necesarios” no es cuestión pacífica.

Del precepto citado, se desprende que la “necesidad” del gasto es tendencial, en el sentido de que han de estar orientados o dirigidos a la “obtención” de ingresos. Esta característica del “gasto necesario” puede ser contemplada desde una doble perspectiva:

–         Primera, positiva, como concepción económica de obtención del beneficio; criterio que sigue el citado art. 13, de la Ley 61/78 , en el que gasto e ingreso están directamente relacionados, al entender el gasto como un costo de los rendimientos obtenidos.

–         Y, segunda, negativa, como contraria a “donativo” o “liberalidad ; criterio mantenido en el art. 14.1.e), de la Ley 43/95, de 27 de diciembre, del Impuesto sobre Sociedades , y doctrina jurisprudencial ( TS. SS. 17 de febrero de 1987 , 20 de septiembre de 1988 , 20 de enero de 1989 , 27 de febrero de 1989 , 14 de diciembre de 1989 , 25 de enero de 1995 , entre otras).

Ambos criterios no son incompatibles, sino complementarios, al contemplar la “necesariedad del gasto” desde esa doble perspectiva.

En este sentido, y siguiendo este criterio interpretativo, se puede concluir que en el concepto de “gasto necesario” subyace una fundamentación finalística del mismo, ligada al concepto de partida deducible, y, por tanto, al de coste en la obtención de ingresos.

Cabe resaltar también que la Sala de lo Contencioso Administrativo Española concluye también que el sujeto pasivo debe ajustarse al criterio de imputación temporal ligado al devengo, entendido éste como el de corriente real de bienes, pudiendo no obstante desviarse del criterio legal de imputación temporal, pero, en tal supuesto, debe cumplir los requisitos formales y contables que dicha normativa fiscal exige. En el Perú, esto se traduce en la aplicación de la NIC 12 Impuesto sobre las Ganancias (mal llamado en algunos libros como Impuesto a la Renta), el artículo 33 del Reglamento de la Ley del Impuesto a la Renta, el artículo 223 de la Ley General de Sociedades, entre otras normas jurídicas.

Alan Emilio Matos Barzola

Especialista en Derecho Tributario y en Normas Internacionales de Información Financiera

Expositor Experto en materia tributaria contable 

¿ Resulta necesario efectuar una distinción entre los conceptos de costo y gasto para efectos del Impuesto a la Renta ?

Alan Emilio en Piura 2013

Alan Emilio en Piura 2013

Constantemente, en los diversos eventos que hemos tenido el agrado de compartir con profesionales, empresarios, estudiantes y académicos en general insistimos que en materia del Impuesto a la Renta resulta indispensable que se efectúe una clara distinción entre los conceptos de costo y gasto no solamente con el propósito de identificar su incidencia en los Estados Financieros, sino para evaluar sus efectos tributarios.

Muchos amigos, conocidos, urracas y urracos a nivel nacional nos han comentado que otros expositores han manifestado abiertamente que estos conceptos son los mismo, criterio que no compartimos. Por ser de interés nacional citaremos el contenido de la Resolución RTF 20641-1-2011 , de fecha 13 de diciembre del 2011, en la cual se concluye que la Ley del Impuesto a la Renta distingue entre ambos conceptos (costo y gasto) y determina su incidencia tributaria en distintos niveles.

Para arribar a esta conclusión el Tribunal Fiscal indica que la Ley del Impuesto a la Renta distingue entre renta bruta y renta neta, entendiéndose:

Renta Bruta = Es la diferencia resultante entre el ingreso obtenido y el costo de lo vendido. Ingresos menos sus costos computables de lo vendido.

Renta Neta = A la Renta Bruta se le deducen los gastos que la originaron, a efectos de determinar la base imponible sobre la cual se le aplica la alícuota del impuesto.

Queda suficientemente claro que el Impuesto a la Renta no indice en el total de ingresos sino en la renta neta.

En el caso materia de controversia de la Resolución RTF 20641-1-2011 luego de evaluar el contenido de las Normas Internacionales de Información Financiera -NIC 2 (en cuanto al reconocimiento de las existencias vendidas) y NIC 18 (en cuanto al devengo de los ingresos de la venta de productos) los riesgos significativos y los beneficios de propiedad de los bienes no habían sido transferidos al comprador en el ejercicio 2002, por lo que el reconocimiento del ingreso debió efectuarse en el año 2003. Consecuentemente el contribuyente no podía deducir en el ejercicio 2002 el costo de adquisición por los cinco cilindros de aceite adquiridos sino recién el ejercicio siguiente en que se verificó el ingreso producto de la venta de dicha mercadería.

Ojo tengan en cuenta que la depreciación, el consumo de combustibles, entre otras operaciones, no siempre deben ser consideradas “a ciegas como gastos”, sino que en muchos casos estas partidas califican como costos. Por ello resulta trascendente distinguir si se tratan de costos o gastos, no son lo mismo como erróneamente los ídolos de algunos imberbes afirman muy ligeramente.

Alan Emilio Matos Barzola

Especialista en Tributación Empresarial y en Normas Internacionales de Información Financiera 

PRINCIPIO DE LO DEVENGADO

El Marco Conceptual precisa que los Estados Financieros se preparan sobre la base de la acumulación o del devengo contable. Según esta base, los efectos de las transacciones y demás sucesos se reconocen cuando ocurren (y no cuando se recibe o paga dinero u otro equivalente al efectivo), asimismo se registran en los libros contables y se informa sobre ellos en los estados financieros de los periodos con los cuales se relacionan. Los estados financieros elaborados sobre la base de acumulación o del devengo contable informan a los usuarios no sólo de las transacciones pasadas que suponen cobros o pagos de dinero, sino también de las obligaciones de pago en el futuro y de los recursos que representan efectivo a cobrar en el futuro.

Respecto a la imputación de los gastos SUNAT aclara el panorama en la conclusión 1 del Informe Nº 088-2009-SUNAT/2B0000:

“Tratándose de los perceptores de rentas de tercera categoría, los gastos deberán imputarse al ejercicio gravable en que se devenguen y no en la oportunidad en que se paguen.”