RTF 01326-5-2016 Rechaza que los gastos sean deducibles automáticamente, conceptualmente o sin sustento alguno

20170211_092402

Alan Emilio en Piura. Febrero 2017

Mediante Resolución RTF N° 01326-5-2016, de fecha 10 de febrero del 2016, el Tribunal Fiscal resolvió el recurso de apelación interpuesto por un contribuyente en torno a la determinación del Impuesto a la Renta 2011, e Impuesto General a las Ventas de enero a diciembre del 2011.

En la etapa de fiscalización, la SUNAT le había requerido al contribuyente el sustento del importe de S/.396,003.00 cargado a gastos y anotado contablemente en la subcuenta 639 Servicios Prestados por Terceros, en el mes de julio de 2011.

En respuesta al requerimiento de la SUNAT, la empresa indicó que la documentació sustentatoria solicitada fue robada junto con otra documentación importante, y adjuntaba copia de la denuncia policial respectiva.

El Tribunal Fiscal indica que si bien el contribuyente alegó la no presentación de la documentación sustentatoria respectiva del importe cargado a gastos para efecto de la determinación del Impuesto a la Renta debido a su extravío, para lo cual adjuntó copia de la denuncia policial de 17 de septiembre de 2012, emitida por la Comisaría La Noria de Trujillo, el contribuyente no acreditó haber cumplido con declarar dicho hecho ante la SUNAT dentro de los quince (15) días hábiles siguientes de producido, NI DETALLÓ CUÁLES FUERON LOS DOCUMENTOS QUE SE EXTRAVIARON, asimismo, a la fecha en que la Administración le solicitó al contribuyente que sustentara el referido gasto, había transcurrido en exceso los sesenta (60) días calendario a que se refiere el artículo 10 de la Resolución de Superintendencia N° 234-2006/SUNAT para que aquél rehiciera su documentación contable, adicionalmente, tampoco cumplió com presentar la segunda copia (destinada a la SUNAT) de los mencionados documentos, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 12  del Reglamento de Comprobantes de Pago, tal como consta en los Resultados de los Requerimientos.

En tal sentido, TODA VEZ QUE EL CONTRIBUYENTE NO CUMPLIÓ CON SUSTENTAR EL GASTO POR SERVICIOS PRESTADOS POR TERCEROS, no obstante haber sido expresamente requerida por la Administración, el reparo se encuentra arreglado a ley, en consecuencia procede mantenerlo y confirmar la apelada en este extremo.

Corolario: Imaginad que en el presente caso la contabilización de los S/.396,003 sea por concepto de “responsabilidad social” ¿acaso por ponerle ese rótulo o membrete va a ser aceptable automáticamente, sin mayor control? No sean pulpines ni románticos, SI NO SE ENCUENTRA SUSTENTADO ESE IMPORTE (llámese “responsabilidad social empresarial” o cualquier otra descripción romántica) NO VA A SER DEDUCIBLE PARA EFECTOS TRIBUTARIOS. Qué no les cuenten fábulas.

Alan Emilio Matos Barzola

Expositor Experto en materia Tributario Contable a nivel nacional

Experto en material procesal ante SUNAT, Tribunal Fiscal, Poder Judicial y el Tribunal Constitucional

Programa de Especialización en “Asistente Tributario” Inicio 08 de abril 2017 PRESENCIAL Y VIRTUAL A NIVEL NACIONAL 

Chincha 01 de abril 2017 Actualización Tributaria Reformas 2017

Pronto también en Lima, Chincha, Iquitos, Cusco, Tacna, y todo el Perú

RTF 06594-1-2015 ¿Siempre resulta deducible para efectos tributarios los gastos de fidelización de clientes, al amparo de la “causalidad amplia”?

Mediante RTF N° 06594-1-2015, de fecha 07 de julio del 2015, el Tribunal Fiscal resuelve una controversia tributaria relacionada con la determinación del Impuesto General a las Ventas del ejercicio 2007.

El contribuyente sostenía que con motivo de fin de año, llevó a cabo una fiesta en el Hotel Los Delfines, por tal motivo cursó invitaciones a diversos clientes a fin de agasajarlos, en razón a la fidelidad demostrada a lo largo de los meses anteriores, por lo que dichos desembolsos a su criterio resultarían causales (causalidad amplia) como gastos de representación, ya que se realizaron con el fin de reforzar o crear relaciones comerciales proveedor-adquiriente. Sostuvo el contribuyente que SUNAT no ha tenido en cuenta que en los mercados modernos las empresas no solamente fundamentan su éxito en la calidad de los productos y/o servicios que brindan, sino también invierten en las relaciones comerciales-humanas que se crean con los clientes, brindándoles un trato diferenciado y otorgándoles una serie de beneficios o recompensas por la fidelidad demostrada (imagen institucional), cita diversas RTF (N° 710-2-98, 8634-2-2001, 00760-4-2002, 01989-4-2002, 06610-3-2003, 01923-4-2004 y 01767-4-2006).

El Tribunal Fiscal advierte que para que los gastos de representación sean deducibles a efectos de determinar la renta neta, además de encontrarse debidamente sustentados en los comprobantes de pago que cumplan con los requisitos que establezca el reglamento y no excedan del límite cuantitativo señalado en la ley citada, es necesario que exista relación de causalidad con la generación de rentas gravadas o con el mantenimiento de la fuente productora de dichas rentas.

En el caso concreto de los desembolsos por fidelización de clientes, el Tribunal Fiscal indica que el contribuyente apelante únicamente ha exhibido algunos cargos de invitación, tarjetas de invitación a los clientes y algunas fotos de la fiesta celebrada, SIN EMBARGO, de estos documentos no se puede establecer de manera fehaciente que los gastos observados hayan servido para efectuar una celebración principalmente dirigida a los clientes de la empresa, LO QUE PUDO HABERSE ACREDITADO MEDIANTE COORDINACIONES INTERNAS ENTRE SU PERSONAL (mediante correos electrónicos internos, etc.) QUE EVIDENCIEN QUE LA ORGANIZACIÓN SE DIRIGIÓ CON TAL FINALIDAD, LA LISTA DE INVITADOS ENVIADA A SEGURIDAD DEL HOTEL, LA LISTA DE INVITADOSENVIADA AL COURIER, ETC., MÁS AÚN SI LA PROPIA ENTIDAD RECURRENTE (apelante) SEÑALA HABER INVITADO A OTRAS PERSONAS NATURALES SIN DETALLARLAS, POR LO QUE NO SE HA ACREDITADO LA CAUSALIDAD DEL GASTO.

Respecto a las citas a las RTF N° 00760-4-2002, 06610-3-2003 y 01923-4-2004 el Tribunal indica que no resultan aplicables dado que en esos casos se analizaron la entrega de obsequios a los clientes y no la realización de eventos (fiesta) con el fin de reforzar o crear las relaciones comerciales proveedor-adquiriente.

En torno a la RTF N° 710-2-98 está se encuentra referida al análisis de una solicitud de ampliación mediante la cual se cuestionó los fundamentos de otra resolución emitida por dicho Tribunal, por lo que tampoco resulta aplicable al presente caso.

En relación a la RTF N° 08634-2-2001 tampoco resultan aplicables al presente caso, dado que en dicha resolución se indicó que en el caso analizado si se había acreditado la causalidad de los gastos efectuados debido a que se demostró que el contribuyente realizó un cocktail a fin de presentar a uno de los miembros de su Directorio a los representantes de distintas entidades y autoridades, con quienes el contribuyente se relaciona directa o indirectamente en el desarrollo de sus actividades.

Sobre la cita a la RTF N° 01767-4-2006 el Tribunal indica que aceptó como gastos de representación los efectuados para una celebración que fue realizada por un contribuyente como parte de su imagen institucional y mantenimiento de cartera de clientes PERO EN EL PRESENTE CASO NO SE ENCUENTRA ACREDITADO QUE LA CELEBRACIÓN EFECTUADA HAYA SIDO DIRIGIDA PRINCIPALMENTE A SUS CLIENTES.

Y finalmente, respecto a la RTF N° 01989-4-2002 esta resolución trata sobre el análisis de la entrega de bebidas gaseosas en la venta al por menor de artículos electrodomésticos, a fin de dar una buena imagen, lo que fue aceptado como gastos de representación por este Tribunal, no obstante, dicho caso resulta distinto al de autos, por lo que tampoco resulta aplicable.

En consecuencia, el Tribunal Fiscal confirma la Resolución de Intendencia apelada que a su turno declaró infundada la reclamación contra la Resolución de Determinación emitida en torno al reparo al crédito fiscal del Impuesto General a las Ventas del periodo noviembre del 2007.

Alan Emilio Matos Barzola
Expositor Experto en materia Tributario Contable a nivel nacional
Experto en material procesal ante SUNAT, Tribunal Fiscal, Poder Judicial y el Tribunal Constitucional 

Diplomado de Especialización en Tributación en Piura. Inicia 10 de septiembre 2016

Confirmado también en Piura, Huaraz, Arequipa, Chiclayo, Ica, Pucallpa, Iquitos y Lima

 

RTF 05849-1-2015 Contribuyentes tienen que acreditar que los gastos para la contratación del servicio de seguridad (guardaespaldas) de sus funcionarios resultaran necesarios y razonables

CS

Corte Suprema de Justicia de la República – Junio 2016

Mediante Resolución RTF N° 05849-1-2015, de fecha 16 de junio del 2015, el Tribunal Fiscal resolvió una controversia vinculada con la determinación del Impuesto General a las Ventas correspondiente a los periodos mensuales agosto a diciembre del 2005 y enero a julio del 2006.

La controversia era el reparo efectuado al crédito fiscal del Impuesto General a las Ventas por “servicios de seguridad personal prestados a accionistas, directores y representantes legales”, debido a que no cumplían con el principio de causalidad, por lo que constituían un acto de liberalidad.

SUNAT solicitó que la entidad (contribuyente-recurrente) sustente por escrito y documentariamente la causalidad del gasto relacionado a la cantidad de guardaespaldas asignados al Gerente General y Presidente del Directorio, a los Director y Apoderado, y a otro Director, siendo que estas erogaciones respaldadas por diversas facturas emitidas por la entidad Protección de Hoteles SRL.

El Tribunal Fiscal evaluó el contenido de su jurisprudencia comprendida en las RTF 02607-5-2003, RTF 08318-3-2004, RTF N° 710-2-99 y RTF 8634-2-2001 en las cuales se advierte que si bien la legislación peruana comprende una noción de causalidad con criterio amplio, deberán aplicarse criterios adicionales (a la razonabilidad, proporcionalidad) como que los gastos sean normales de acuerdo al giro del negocio o que se mantenga cierta nproporción con el volumen de las operaciones, ENTRE OTROS. (ta ta ta tannnn, claramente los criterios no son limitativos y comprenden muchos que algunos docentes que son abogados patrocinantes de casos intentan ocultar para su beneficio propio, generando oscurantismo en muchos pulpines).

El Tribunal Fiscal también expone el contenido de su jurisprudencia contenida en las RTF N°  05154-8-2013, RTF 668-3-99, 612-4-2000 y 644-4-2001, respecto a que resulta razonable que se contrate el servicio de seguridad para los funcionarios de las empresas que se expongan a riesgos originados por el ejercicio de sus funciones, pues como resulta lógico, no solo se encuentran expuesto a riesgos originados por el ejercicio en los lugares en los que desempeña sus funciones, sino también en su domicilio.

Precisa el Tribunal que si bien en algunos casos resueltos por este Tribunal, el servicio de seguridad a los funcionarios fue brindado en circunstancias de terrorismo o debido a que éstos laboraran en lugares alejados a la ciudad (mina), ELLO NO IMPLICA QUE SEAN LOS ÚNICOS SUPUESTOS EN LOS CUALES LAS ACTIVIDADES QUE DESARROLLEN LOS FUNCIONARIOS DE UNA EMPRESA PROVOQUEN QUE ÉSTOS SE ENCUENTREN EXPUESTOS A RIESGOS POR LOS CUALES SE LES TENGA QUE BRINDAR SEGURIDAD.

Que por ello, para la procedencia de la deducción por gastos de seguridad (guardaespaldas) resulta necesario acreditar con la documentación pertinente, la necesidad y razonabilidad, entre otros, de su realización para el desarrollo de la actividad productora de la renta gravada.

En el presente caso, para acreditar la causalidad de los gastos analizados, en primer lugar, debe verificarse en autos que los funcionarios mencionados se encontraban expuestos a riesgos, durante los periodos fiscalizados, como consecuencia del ejercicio de sus funciones en la empresa.

La empresa (contribuyente) expuso que dichos funcionarios así como sus familiares se encontraban expuestos a amenazas de daños contra su vida e integridad física, lo que justificaría la contratación de “guardaespaldas” para la seguridad de tales personas, debido a que dichos funcionarios tienen poder de decisión en la empresa, y sin ellos se afectaría la producción o generación de rentas.

Sin embargo, los documentos aportados no permiten advertir la relación que habría entre tales amenazas de muerte o contra la integridad física tanto de los funcionarios y sus familiares y el desempeño de las funciones que realizan en la empresa, siendo que las alusiones y/o motivaciones de dichas amenazas se refieren a conductas personales de índole distinta a la laboral o empresarial propias del cargos que ocupan tales funcionarios, máxime si en el primer documento se menciona genéricamente un nombre (sin apellidos ni cargos) y en el segundo documento se menciona genéricamente un nombre (sin apellidos ni cargos) y en el segundo documento se menciona a personas distintas a los funcionarios beneficiarios del servicio de protección.

Que si bien tales amenazas generarían la necesidad de seguridad (guardaespaldas), no está acreditado que tuvieran vinculación con las actividades o gestión empresarial desarrolladas como funcionarios de la empresa, siendo evidente que si bien se puede verificar la necesidad de protección, los elementos presentados solamente acreditan que ésta surge dentro de la órbita de la esfera personal y privada de dichos beneficiarios. Por ello, los gastos analizados no podrían ser deducidos, pues no está acreditado que dichos servicios, que cubrían una necesidad de protección, tenían que ver con la actividad de la empresa. 

Por lo tanto, no se ha acreditado la necesidad del gasto materia de análisis con dicha jurstificación, conforme al criterio expuesto en considerandos anteriores.

El Tribunal Fiscal desvirtúa el parte policial presentado puesto que de lo consignado en este documento solamente se relatan meros comentarios  que no generan convicción de la necesidad del gasto.

Inclusive en el expediente el Tribunal verifica que la empresa no ha expuesto de manera específica de qué manera tales gastos incurridos por cada funcionario fueron necesarios para el desempeño de las actividades en el ejercicio de sus funciones como ejecutivos, PUES NO DESARROLLÓ UN LISTADO DE ACCIONES O ACTIVIDADES, EN LAS QUE SE APRECIARA EL RIESGO A QUE EXPUSIERON EN EL DESEMPEÑO DE TALES ACTIVIDADES, COMO PODRÍAN SER, LUGARES DE ACTVIDADES, REUNIONES O SESIONES REALIZADAS, TRASLADOS, DESPLAZAMIENTOS Y FRECUENCIA DE LOS MISMOS, CONFLICTOS LATENTES, PROBLEMÁTICA QUE GENERE RIESGOS, ENTRE OTROS; limitándose a contestar el requerimiento  de SUNAT con un escrito exponiendo razones genéricas.

El Tribunal Fiscal también advierte una falta de razonabilidad del gasto respecto a la diferenciación entre la cantidad de guardaespaldas asignados, siendo la empresa (contribuyente) el obligado a acreditar esta condición, al encontrarse en mejores condiciones de probarlo, tal como se advierte en el contenido de la jurisprudencia constitucional contenida en la Sentencia recaída en el Expediente N° 1776-2004-AA/TC.

La empresa (contribuyente) no ha exhibido la documentación pertinente que acredite la razonabilidad del gasto, esto es, que acredite la razonabilidad de la cantidad de guardaespaldas por cada funcionario, como por ejemplo, un informe que demuestre las estrategias de seguridad operativa por cada uno de estos, relacionado a los diversos lugares de actividades que le generen riesgos, cantidad de conflictos latentes, cantidad de atentados, de ser el caso, ENTRE OTROS.

Que en tal sentido, de autos (en el expediente) no resulta acreditado que los gastos en que incurrió la empresa (recurrente) para la contratación del servicio de seguridad (guardaespaldas) de sus funcionarios resultaran necesarios y razonables, por lo tanto, no cumplen con el principio de causalidad, por lo que no se ha acreditado que la empresa se haya encontrado habilitada para utilizar el crédito fiscal contenido en las facturas antes glosadas, y dado ello, su deducción no debe ser aceptada, en consecuencia, corresponde mantener el reparo y confirmar la apelada en este extremo.

Finalmente, el Tribunal Fiscal indica que en cuando a los argumentos de la empresa referidos a que se estaría vulnerando el principio de presunción de inocencia de sus funcionarios con afirmaciones que no han sido corroboradas a nivel judicial, debe precisarse que ello resulta IRRELEVANTE para la resolución del presente caso ya que únicamente importa si los motivos de las amenazas provienen de las funciones que realizan los funcionarios.

Alan Emilio Matos Barzola

Expositor Experto en materia Tributario Contable a nivel nacional

Experto en material procesal ante SUNAT, Tribunal Fiscal, Poder Judicial y el Tribunal Constitucional

Diplomado en Tributación Empresarial en Trujillo organiza Colegio de Contadores Públicos de La Libertad

Programa de Alta Especialización en Tributación CUSCO 2016

Coordinando con Iquitos, Ayacucho, Huancayo, Cusco, Ica, Lima y a nivel nacional