Máxima autoridad en lo Contencioso Administrativo de Colombia define que los gastos necesarios excluyen aquellos sunturarios, superfluos o meramente ùtiles o convenientes

20160818_1225131
Alan Emilio en Arequipa – Agosto 2016

Diplomado de Especialización en Tributación en Piura. Inicia 10 de septiembre 2016

Programa de Especialización en Derecho Tributario y Contable – Inicio 05 de octubre 2016

Seminario en Huaraz 17 de septiembre 2016: Fiscalización Parcial Electrónica

Programa de Alta Especialización en Tributación en Ica . Expondré sobre determinación del IGV el 24 de septiembre 2016

Jornada de Actualización Contable Tributaria en Pucallpa, Ucayali el 01 de octubre 2016

Mediante Sentencia de fecha 21 de agosto del 2014, la Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Consejo de Estado Colombiano, máxima autoridad de la Jurisdicción Contencioso Administrativo de la República de Colombia, se analizaron diversos reparos efectuados por la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales -DIAN (lo que viene a ser SUNAT en Colombia) al contribuyente colombiano BANCO GNB SUDAMERIS S.A respecto de la determinación del Impuesto a la Renta del ejercicio gravable 2005.

Tal como expone claramente el Consejo de Estado Colombiano, las expensas necesarias corresponden a los gastos que se generan de manera forzosa en la actividad productora de renta, de manera que sin tales gastos no se puede obtener la renta. Son indispensables aunque no sean permanentes sino esporádicos. Como lo exige el artículo 107 del Estatuto Tributario, lo esencial es que el gasto sea “normalmente acostumbrado en cada actividad”, lo que excluye que se trate de gastos simplemente suntuarios, innecesarios o superfluos, o meramente útiles o convenientes[1].

La relación de causalidad significa que los gastos, erogaciones o simplemente salida de recursos del contribuyente deben guardar una relación causal, de origen -efecto, con la actividad u ocupación que le genera la renta al contribuyente. Esa relación, vínculo o correspondencia debe establecerse entre laexpensa (costo o gasto) y la actividad que desarrolla el objeto social (principal o secundario) pero que, en todo caso, le produce la renta, de manera que sin aquélla no es posible obtenerla, lo que se conoce como nexo causal o relación causa – efecto[2].

Y, en cuanto a la proporcionalidad, ésta atiende a la magnitud que los gastos  representen dentro del total de la renta bruta (utilidad bruta), la cual debe medirse y analizarse en cada caso de conformidad con la actividad económica que se lleve a cabo, conforme con la costumbre comercial[3] para ese sector, de manera que el rigor normativo cede ante los gastos reiterados, uniformes y comunes que se realicen, sin perjuicio de la causalidad y necesidad que también deben concurrir.

En el caso concreto, se observa que en los Anexos 3 y 5[4] se detallan los gastos que se consideran como no indispensables para la inversión; se relacionan conceptos que fueron reportados dos veces y que no tienen soporte que justifique la deducción.

El apelante se limitó a señalar que estos gastos por $9.864.927 son necesarios y tienen relación de causalidad con  la actividad productora de renta. Sin embargo, no aportó elementos de juicio que permitan establecer dicha necesidad ni la relación causal de origen -efecto, con la actividad u ocupación que le genera la renta al contribuyente.

 

[1] Sentencia de 12 de mayo de 2005, Exp. 13614, C.P. Héctor J. Romero Díaz.

[2] Entre otras, ver sentencias de 25 de septiembre de 1998, exp. 9018, C.P. Delio Gómez Leyva; de 13 de octubre de 2005, exp. 13631, C.P. Juan Ángel Palacio Hincapié; de 2 de agosto de 2006, exp. 14549, C.P. Ligia López Díaz, de 12 de diciembre de 2007, exp. 15856, C.P. María Inés Ortiz Barbosa y de 24 de julio de 2008, exp. 16302, C.P.  Ligia López Díaz.

[3] Sobre la costumbre mercantil el artículo 3° del Código de Comercio expresa que tendrá la misma autoridad que la ley comercial, siempre que no la contraríe manifiesta o tácitamente y que los hechos constitutivos de la misma sean públicos, uniformes y reiterados en el lugar donde hayan de cumplirse las prestaciones o surgido las relaciones que deban regularse por ella. En defecto de la costumbre local se tendrá en cuenta la general del país, siempre que reúna los requisitos exigidos en el inciso anterior”.

[4] Folios 324 a 329 del c. p.

Alan Emilio Matos Barzola

Expositor Experto en materia Tributario Contable a nivel nacional

Experto en material procesal ante SUNAT, Tribunal Fiscal, Poder Judicial y el Tribunal Constitucional 

Diplomado de Especialización en Tributación en Piura. Inicia 10 de septiembre 2016

Seminario en Huaraz 17 de septiembre 2016: Fiscalización Parcial Electrónica

Programa de Especialización en Derecho Tributario y Contable – Inicio 05 de octubre 2016

Programa de Alta Especialización en Tributación en Ica . Expondré sobre determinación del IGV el 24 de septiembre 2016

Jornada de Actualización Contable Tributaria en Pucallpa, Ucayali el 01 de octubre 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s