Corte Suprema de Chile concluye que los gastos necesarios “sin duda” se refiere a aquellos que tengan el carácter de inevitables y obligatorios

Alan Emilio en Chincha 2015
Alan Emilio en Chincha 2015

Fallo : 4.801-2009.
dieciséis de septiembre del año dos mil once.
Tercera Sala de la Corte Suprema de Justicia de la Repùblica de Chile

MATERIAS:

– RECLAMACIÓN CONTRA RESOLUCIÓN QUE DECLARA IMPROCEDENTE DEVOLUCIÓN RESPECTO DE DECLARACIÓN ANUAL DE IMPUESTO A LA RENTA.-
– ERROR DE DERECHO DE SENTENCIADORES AL ACOGER PARCIALMENTE RECLAMO TRIBUTARIO Y ESTIMAR QUE PAGO DE INDEMNIZACIÓN POR INCUMPLIMIENTO DE CONTRATO DE TRANSPORTES ES GASTO NECESARIO PARA EFECTOS TRIBUTARIOS.-
– INDEMNIZACIONES ORDENADAS PAGAR POR TRIBUNAL EN PROCESO LEGALMENTE TRAMITADO POR REALIZACIÓN DE ACTOS DOLOSOS O CULPOSOS NO POSEEN CARÁCTER DE “GASTO NECESARIO”.-
– PAGO DE INDEMNIZACIÓN CONTENIDA EN FALLO ARBITRAL NO ES GASTO NECESARIO POR NO REVESTIR CARÁCTER DE INEVITABLE PARA PRODUCIR RENTA.-
– GASTO NECESARIO, DEFINICIÓN.-

RECURSOS:

RECURSO DE CASACIÓN EN EL FONDO TRIBUTARIO (ACOGIDO).-

TEXTOS LEGALES:

CÓDIGO CIVIL, ARTÍCULOS 19, 20, 21, 22 Y 23.-
CÓDIGO DE PROCEDIMIENTO CIVIL, ARTÍCULO 785.-
DECRETO LEY Nº 824, LEY DE IMPUESTO A LA RENTA, ARTÍCULO 31 INCISO 1º.-

JURISPRUDENCIA:

“Que así las cosas y atendido el carácter sancionatorio que revisten las indemnizaciones ordenadas pagar por un tribunal en un proceso legalmente tramitado por la realización de actos dolosos o culposos, aun cuando se verifiquen con motivo u ocasión de desarrollar el giro de la empresa, no caben dentro del concepto de gasto necesario.” (Corte Suprema, considerando 8º).

“Que de conformidad con lo reseñado en el motivo que precede se observa que los sentenciadores, al acoger parcialmente el reclamo por considerar que el pago de una indemnización por incumplimiento de un contrato de transportes tiene la característica de ser un gasto necesario para los efectos tributarios, han efectuado una errónea interpretación y aplicación de las disposiciones legales atinentes al caso de que se trata, toda vez que un pago por un hecho ilícito no es un gasto necesario para producir la renta pues los gastos que autoriza a rebajar la ley son los de producción, y la cantidad que se cuestiona no dice relación con ese rubro sino que con el costo derivado de una fuente de responsabilidad.” (Corte Suprema, considerando 9º).

“Que el pago de una indemnización contenida en fallo arbitral no puede ser considerado como un gasto necesario, por cuanto si bien es obligatorio desde que existe una sentencia que lo decreta, éste no reviste el carácter de inevitable para producir la renta, toda vez que es consecuencia inmediata de un incumplimiento contractual.” (Sentencia de Reemplazo, considerando único).

MINISTROS:

Pronunciado por la Tercera Sala de esta Corte Suprema, Integrada por los Ministros Sr. Héctor Carreño S., Sr. Pedro Pierry A., Sra. Sonia Araneda B., Sr. Haroldo Brito C. y el Abogado Integrante Sr. Jorge Lagos G.

TEXTOS COMPLETOS:

SENTENCIA DE LA CORTE DE APELACIONES:

Valparaíso, cinco de mayo de dos mil nueve.

Visto:

Se reproduce la sentencia en alzada con las siguientes modificaciones:

Se sustituye en el considerando 1º), última línea de fs. 283, “a resultados” por “han resultado”; idéntica sustitución se hace en su motivo 14º) y se prescinde de sus fundamentos 11º), 12º) y 13º).

Y se tiene en su lugar y, además, presente:

Primero: Que las partidas que el contribuyente de autos ha contabilizado y que fueran objetadas por los fiscalizadores del Servicio de Impuestos Internos motivando el reclamo correspondiente, fueron las siguientes:

1.- Imputación en el Registro del Fondo de Utilidades Tributables de los pagos de contribuciones de bienes raíces, usadas como créditos contra el impuesto de Primera Categoría;

2.- Gastos consistentes en el pago de una indemnización a una proveedora de servicios que lo demandó, cuya calificación como gastos necesarios para producir la renta ha sido objetada por la Dirección Regional y

3.- Gastos por conceptos de pagos de indemnizaciones por término de contratos de trabajo, cuya calificación como gastos necesarios para producir la renta ha sido objetada por la Dirección Regional pues no tendrían el carácter de obligatorios ni necesarios.

En la sentencia impugnada, se rechazó la reclamación de todas y cada una de las partidas mencionadas por el señor juez tributario.

Segundo: Que en el recurso de reposición de fs. 287, cuyos fundamentos reproduce íntegramente respecto del de apelación para ante esta Corte, la parte reclamante ha manifestado que después de efectuado un acabado análisis del fallo objeto del recurso, ha llegado a la conclusión que lo expuesto por la Dirección Regional en cuanto a la primera de las partidas referidas en el motivo precedente, es correcto y, por lo tanto, quedan subsistente las signadas con los números 2.- y 3.- para que este tribunal emita pronunciamiento.

Tercero: Que el artículo 31 de la Ley sobre Impuesto a la Renta estatuye en su inciso primero, que la renta líquida de las personas naturales o jurídicas se determinará deduciendo de la renta bruta todos los gastos necesarios para producirla que no hayan sido rebajados en virtud del artículo 30, pagados o adeudados, durante el ejercicio comercial correspondiente, siempre que se acrediten o justifiquen en forma fehaciente ante el Servicio.

Cuarto: Que en lo que se refiere a la segunda partida, esto es, la indemnización pagada a una proveedora de servicios, concretamente, doña Priscilla Trujillo Winderger, se ha tenido a la vista el juicio arbitral, Tomos I y II, tramitado ante el juez don Jorge Espinosa Sáez, en que consta que por sentencia de fecha dieciséis de julio de dos mil dos se condenó a la reclamante, la demandada en dicha causa Sopraval, a pagar a la actora la suma de $95.933.355.- por concepto de indemnización del lucro cesante ya que el señor juez llegó a la conclusión que la demandada había incumplido parcialmente un contrato de transporte celebrado entre ambas por la menor utilidad obtenida en los años 2000 y 2001 y que se produjo entre los años 2003 y 2003, lo que se hubiera evitado en el evento de haberse cumplido íntegramente el contrato de transporte. Dicha sentencia fue recurrida de queja, la que se rechazó según consta de las copias agregadas a estos autos desde fs. 67 a 70, por lo que ha quedado ejecutoriada.

Quinto: Que cabe señalar que la referida indemnización fue el resultado de una sentencia dictada en una causa tramitada legalmente y en que el contribuyente de autos fue demandado controvirtiendo los argumentos de la actora y solicitando el rechazo de la acción interpuesta en su contra. Así, no se trata, en la especie, de un pago voluntario en que pudiere advertirse que hubo colusión entre las partes con el propósito de generar gastos innecesarios. Por otra parte, debe dejarse establecido que el contrato de transporte que celebrara con doña Priscilla Trujillo lo requería puesto que transportaba aves hacia su planta faenadora que es la materia prima necesaria atendido el giro comercial del contribuyente. En tales circunstancias solo se puede concluir que el pago de la indemnización ordenada por sentencia arbitral ejecutoriada, afecta el cálculo sobre el que debe pagar el impuesto correspondiente ya que el juicio ha versado sobre una materia directamente relacionada con la empresa. Además, a juicio de esta Corte, se trata del pago de una suma de dinero que afecta el pasivo de la empresa ya que no se trata de un gasto considerado ordinario en el giro de la misma y, por lo tanto, reviste el carácter de ser necesario para producir la renta puesto que, como se anotó, se trata del transporte de materia prima indispensable para el producto de la empresa, que es el que le genera rentas.

Sexto: Que en cuanto a la tercera partida objeto del reclamo, que consiste en el pago de indemnizaciones a dos ejecutivos de la empresa que se acreditan con los finiquitos de fs. 58 y 62, que el juez tributario también ha rechazado, este tribunal tampoco la acoge y comparte el razonamiento de la Dirección Regional del Servicio de Impuestos Internos, toda vez que según aparece de las copias de los contratos de trabajo de fs. 56 y 57 y 60 y 61, respectivamente, ellas no fueron pactadas ya que se trataba de trabajadores de absoluta confianza y, por lo tanto, se estipuló que el contrato terminaría en el momento en que la empresa lo estimare conveniente sin expresión de causa; así no revisten los requisitos que exige el artículo 31 citado precedentemente.

Y visto, además, lo dispuesto en los artículos 141 y 148 del Código Tributario, se revoca la sentencia de fecha veinticuatro de octubre de dos mil ocho, que se lee desde fs. 282 a 285 vta., solo en cuanto no dio lugar a la reclamación en contra de la Resolución Ex. Nº 273 de 20 de abril de 2004, que declaró improcedente la devolución de $58.613.112.- (cincuenta y ocho millones seiscientos trece mil ciento doce pesos), pedida por Sopraval S.A. respecto de la declaración anual de Impuesto a la Renta correspondiente al año tributario 2003, y se declara en su lugar que se acoge el reclamo en cuanto el Servicio de Impuestos Internos deberá practicar una nueva liquidación en la que no se considerará el pago efectuado por el citado contribuyente por concepto de la indemnización decretada judicialmente a favor de doña Priscilla Trujillo Windnger en el juicio arbitral Rol 1-2001, seguido ante el juez don Jorge Espinosa Sáez del Centro de Arbitraje y Mediación de la V Región.

Se confirma en lo demás la referida sentencia.

Regístrese y devuélvase conjuntamente con la causa traída a la vista, esta última al referido Centro.

Rol Nº 2.489-2008.-

Redacción de la Ministro doña Mónica González Alcaide.

SENTENCIA DE LA CORTE SUPREMA:

Santiago, dieciséis de septiembre del año dos mil once.

Vistos:

En estos autos rol Nº 4801-2009, sobre reclamación tributaria, el Fisco de Chile dedujo recurso de casación en el fondo en contra de la sentencia dictada por la Corte de Apelaciones de Valparaíso, que revocó en parte la de primer grado del tribunal tributario de la misma ciudad.

La contribuyente SOPRAVAL S.A. a fojas 17 reclamó contra la resolución Ex. Nº 273, de 20 de abril del año dos mil cuatro, que declaró improcedente la devolución de $58.613.112 solicitada por ésta respecto de la declaración anual de Impuesto a la Renta correspondiente al año tributario 2003.

Mediante la sentencia de primera instancia se rechazó la reclamación.

El fallo de segundo grado, a su vez, revocó parcialmente en lo apelado el de primera, acogiendo el referido reclamo sólo en cuanto declaró que el Servicio de Impuestos Internos debía practicar una nueva liquidación en la que no se considerara el pago efectuado por el contribuyente por concepto de la indemnización decretada judicialmente a favor de doña Priscilla Trujillo Windnger en el juicio arbitral Rol 1-2001, seguido ante el juez don Jorge Espinosa Sáez del Centro de Arbitraje y Mediación de la V Región.

Se trajeron los autos en relación.

Considerando:

Primero: Que el recurso denuncia la transgresión de los artículos 31 inciso 1º de la Ley de Impuesto a la Renta y 19, 20, 21, 22 y 23 del Código Civil.

El primer precepto se estima vulnerado porque éste incluye la noción de gasto necesario para producir la renta, debiendo tener en consideración que para que este concepto proceda y sea aplicado el gasto debe ser obligatorio e imprescindible. Así el Tribunal de Alzada al calificar como gasto necesario para producir la renta el pago efectuado a título de indemnización decretada judicialmente en laudo arbitral incurre en un error de derecho consistente en una falsa aplicación de la disposición legal, toda vez que este gasto reviste el carácter de obligatorio, pero no así de imprescindible.

De este modo, se añade, el alcance que los jueces del fondo dieron al artículo 31 inciso 1º de la Ley de Impuesto a la Renta infringe las disposiciones contenidas en los artículos 19 a 23 del Código Civil relativos a la interpretación de la ley, por cuanto la conclusión a la que arriban implica una falta de aplicación de estos preceptos, que de haberse observado, habría llevado a concluir que el pago de una indemnización ordenada por sentencia ejecutoriada no es un gasto necesario, puesto que si bien el gasto es obligatorio, no es inevitable para producir la renta, toda vez que dentro del giro de la empresa no es indispensable el pago de indemnizaciones a proveedores, cuando tales erogaciones son por causa directa de decisiones tomadas por el propio contribuyente, tales como el incumplimiento parcial de un contrato, por lo que este desembolso es evitable, ya que si bien tiene como fundamento una sentencia arbitral, no puede ser asociado a un ingreso y posterior renta del período auditado y revisado, cuestión que lo debe transformar necesariamente en un gasto rechazado.

Segundo: Que al explicar la forma como los errores de derecho denunciados influyeron substancialmente en lo dispositivo de la sentencia, el Fisco aduce que si se hubieran considerado y aplicado correctamente los preceptos señalados se habría rechazado el recurso de apelación interpuesto por la reclamante, y los sentenciadores de segunda instancia habrían confirmado íntegramente el fallo de primer grado, por cuanto la conclusión a la que habrían llegado sería que no procede calificar como gasto necesario para producir la renta el pago efectuado por el contribuyente a título de indemnización de perjuicios decretada por vía judicial, toda vez que el mismo no tiene el carácter de inevitable o imprescindible.

Tercero: Que el Servicio de Impuestos Internos declaró improcedente la devolución de $58.613.112 de un total de $245.638.848 a favor de SOPRAVAL S.A. en la declaración anual de Impuesto a la Renta correspondiente al año tributario 2003, lo que se fundó en existir tres partidas cuestionadas, a saber, imputar en el Registro del Fondo de Utilidades Tributables durante varios años los pagos de contribuciones de bienes raíces usados como créditos contra el Impuesto de Primera Categoría; contabilizar como gastos necesarios para producir la renta el pago de indemnizaciones a proveedores por incumplimiento de contratos y otros gastos asociados que se establecen en laudo arbitral; y contabilizar gastos por concepto de pagos de indemnizaciones voluntarias por término de contratos de trabajo, sin que cumplan con los requisitos de ser obligatorios y necesarios para producir la renta.

Cuarto: Que el artículo 31 inciso primero de la Ley sobre Impuesto a la Renta, en lo que interesa para este recurso, dispone que “La renta líquida de las personas referidas en el artículo anterior se determinará deduciendo de la renta bruta todos los gastos necesarios para producirla que no hayan sido rebajados en virtud del artículo 30, pagados o adeudados, durante el ejercicio comercial correspondiente, siempre que se acrediten o justifiquen en forma fehaciente ante el Servicio”.

Quinto: Que, como se desprende de la lectura de la norma reseñada en el considerando precedente, el concepto de gasto necesario no ha sido definido por la Ley de la Renta; sin embargo, es dable concluir que éste sin duda se refiere a aquellos gastos que se relacionan directamente con el ejercicio o giro de la sociedad, que sean necesarios para producir la renta y que tengan el carácter de inevitables y obligatorios.

Sexto: Que, en tales condiciones, los sentenciadores de segundo grado, en los motivos cuarto y quinto del fallo que se revisa, han establecido que el pago a que fue condenada la reclamante por el juez árbitro afecta el cálculo sobre el que se debe pagar el impuesto correspondiente, ya que el juicio ha versado sobre una materia directamente relacionada con la empresa por cuanto se trata del pago de una suma de dinero que afecta al pasivo de la misma, por lo que se refiere a un gasto considerado ordinario en el giro de ésta y, por ende, reviste el carácter de ser necesario para producir la renta, toda vez que el mismo dice relación con el transporte de la materia prima indispensable para el producto de la empresa, que es el que genera rentas.

Séptimo: Que de lo expuesto se concluye que la controversia jurídica radica en determinar si la indemnización a la que fue condenado el contribuyente reviste los caracteres de ser un gasto inevitable o indispensable para generar los ingresos del giro afectos a la Ley de la Renta.

Octavo: Que así las cosas y atendido el carácter sancionatorio que revisten las indemnizaciones ordenadas pagar por un tribunal en un proceso legalmente tramitado por la realización de actos dolosos o culposos, aun cuando se verifiquen con motivo u ocasión de desarrollar el giro de la empresa, no caben dentro del concepto de gasto necesario.

Noveno: Que de conformidad con lo reseñado en el motivo que precede se observa que los sentenciadores, al acoger parcialmente el reclamo por considerar que el pago de una indemnización por incumplimiento de un contrato de transportes tiene la característica de ser un gasto necesario para los efectos tributarios, han efectuado una errónea interpretación y aplicación de las disposiciones legales atinentes al caso de que se trata, toda vez que un pago por un hecho ilícito no es un gasto necesario para producir la renta pues los gastos que autoriza a rebajar la ley son los de producción, y la cantidad que se cuestiona no dice relación con ese rubro sino que con el costo derivado de una fuente de responsabilidad.

Décimo: Que por lo expuesto y concluido, existiendo infracción de las normas precisadas precedentemente, el recurso de casación en el fondo debe ser acogido.

De conformidad, asimismo, con lo que disponen los artículos 764, 765, 767, 785 y 805 del Código de Procedimiento Civil, se declara que se acoge el recurso de casación en el fondo deducido en lo principal de la presentación de fojas 307 contra la sentencia de cinco de mayo del año dos mil nueve, escrita a fojas 304 y siguiente, la que por consiguiente es nula y se la reemplaza por la que se dicta a continuación.

Regístrese y devuélvase, con sus agregados.

Redacción a cargo de la Ministro Sra. Araneda.

Rol Nº 4.801-2009.

Pronunciado por la Tercera Sala de esta Corte Suprema, Integrada por los Ministros Sr. Héctor Carreño S., Sr. Pedro Pierry A., Sra. Sonia Araneda B., Sr. Haroldo Brito C. y el Abogado Integrante Sr. Jorge Lagos G.

SENTENCIA DE REEMPLAZO:

Santiago, dieciséis de septiembre del año dos mil once.

De conformidad con lo dispuesto por el artículo 785 del Código de Procedimiento Civil, se procede a dictar la siguiente sentencia de reemplazo.

Vistos:

Se reproduce la sentencia en alzada de veinticuatro de octubre de dos mil ocho, escrita a fojas 282.

Y se tiene además presente:

Que el pago de una indemnización contenida en fallo arbitral no puede ser considerado como un gasto necesario, por cuanto si bien es obligatorio desde que existe una sentencia que lo decreta, éste no reviste el carácter de inevitable para producir la renta, toda vez que es consecuencia inmediata de un incumplimiento contractual.

Por estas consideraciones y de conformidad, además, con lo dispuesto en los artículos 186 y 227 del Código de Procedimiento Civil, se confirma la sentencia apelada de veinticuatro de octubre del año dos mil ocho, escrita a fojas 282 y siguientes.

Regístrese y devuélvase, con sus agregados.

Redacción a cargo de la Ministro Sra. Araneda.

Rol Nº 4.801-2009.

Pronunciado por la Tercera Sala de esta Corte Suprema, Integrada por los Ministros Sr. Héctor Carreño S., Sr. Pedro Pierry A., Sra. Sonia Araneda B., Sr. Haroldo Brito C. y el Abogado Integrante Sr. Jorge Lagos G.

Alan Emilio Matos Barzola

Especialista en Derecho Tributario y en Normas Internacionales de Información Financiera

Expositor experto en materia tributario contable

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s