Resolución RTF 03246-3-2013 sobre robo de libros de contabilidad y registros contables, y reparos a las bases imponibles de diferentes tributos

Alan Emilio en Yarinacocha, Pucallpa 2013
Alan Emilio en Yarinacocha, Pucallpa 2013

Mediante Resolución RTF 03246-3-2013 el Tribunal Fiscal aclara el panorama en torno a este tipo de casos muy frecuentes a nivel nacional.

PRIMER REPARO:

Para efectos de desvirtuar uno de los reparos, referido a costos y/o gastos no sustentados fehacientemente, el contribuyente sostuvo que durante el procedimiento de fiscalización, el contador de la empresa sufrió el robo de los libros de contabilidad y registros contables de los periodos 2000 a 2004, así como de los documentos vinculados con la determinación del Impuesto a la Renta, tales como los cálculos de CTS, análisis y depreciación de activo fijo, análisis de remuneraciones y otros beneficios sociales de los trabajadores, documentos que sustentan el diario auxiliar, diversos comprobantes de pago por diferentes pagos administrativos, recibos de alquiler de los locales de la empresa en provincias, entre otros, siendo que parte de dicha documentación no pudo ser recuperada, resultando imposible rehacerla en su totalidad pese a los plazos que le fueron concedidos, y por tal motivo, la fiscalización se efectuó sin que la Administración tuviese a la vista los libros principales de contabilidad y la documentación contable y sustentatoria.

Los representantes legales del contribuyente también argumentaron que dado que la Adminsitración no contaba con los elementos que le permitiesen conocer con certeza el hecho y los valores imponibles, la determinación debió efectuarse sobre base presunta. Del mismo modo sostuvieron que constituye un abuso del derecho pretender que el contribuyente tribute el Impuesto a la Renta sobre la totalidad de sus ingresos, sin el mínimo reconocimiento de sus costos y gastos, y que dadas las especiales circunstancias que se han presentado en el presente caso, la determinación sobre base cierta se torna injusta.

No obstante, el Tribunal advierte que la denuncia presentada ante la autoridad policial competente por el hurto de libros contables fue realizada con posterioridad a la notificación del requerimiento inicial de fiscalización. Del mismo modo el Tribunal observa que él contribuyente tuvo el tiempo necesario para rehacer su documentación contable, y presentar la documentación sustentatoria para efectos de sustentar las diferencias determinadas por la Administración, sin embargo, al no presentar dicho documentos, a pesar de haber sido requerida expresamente para ello, resulta procedente que la Admnistración efectuara este reparo, por lo que corresponde confirmar la resolución apelada en este extremo.

SEGUNDO REPARO:

De otra parte en relación a otro reparo a la base imponible del Impuesto a la Renta por ingresos gravados no declarados, el Tribunal Fiscal en forma magistral y brillante  indica que los Registros de Ventas y Compras tienen como finalidad controlar las operaciones que se encuentran directamente vinculadas con la determinación de la obligación tributaria del Impuesto General a las Ventas, resultando determinante la oportunidad en que se emite el comprobante de pago, siendo que tal momento no necesariamente resulta relevante para efectos de la contabilización de la operación como ingreso, gasto y/o costo.

El Tribunal precisa que los ingresos y gastos contabilizados en el Libro Diario, que son trasladados al Libro Mayor, los cuales son elaborados siguiendo los principios de contabilidad generalmente aceptados, esto es, la Norma Internacional de Contabilidad NIC 18, que regula los aspectos relacionados con el reconocimiento de los ingresos y/o gastos, criterio que a su vez se encuentra relacionado con el Impuesto a la Renta.

Para ilustrar estas diferencias, el Tribunal indica que mientras que para el Impuesto General a las Ventas los anticipos recibidos de clientes dan lugar al nacimiento de la obligación tributaria, y por lo tanto a la obligación de registrar la operación, para efectos contables los cobros que se realizan antes que exista la obligación de entregar el bien o prestar el servicio se registran en el Libro Diario y en el Libro Mayor como una obligación de terceros, es decir, en uan cuenta del pasivo, y sólo una vez producida la entrega del bien o la prestación del servicio contratado se revierte dicha anotación abonándose contra una cuenta de ingresos.

En relación a este segundo reparo, el Tribunal Fiscal indica que no resulta válido que la Administración determine directamente, sin actuaciones adicionales, el reparo a los ingresos sustentándose en las diferencias existentes entre las ventas anotadas en su Registro de Ventas y los ingresos declarados en el Impuesto a la Renta Anual del ejercicio, así como el reparo por regularización pendiente de costos y/o gastos como consecuencia de las declaraciones rectificatorias del Impuesto General a las Ventas respecto a las compras gravadas que dan derecho al crédito fiscal. Por tal sentido, la Administración no acredito fechacientemente este segundo reparo.

Alan Emilio Matos Barzola

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s