Demanda peruana en la Corte Internacional de Justicia La Haya

Luego de escuchar los alegatos de nuestro país bajo la coordinación de Alain Pellet y del grupo de expertos en materia de derecho internacional, así como la primera ronda de alegatos del equipo chileno, queda claro que han existido tremendos traidores a la patria que merecen ser fusilados, así de sencillo y directo y sin mariconadas. La respuesta peruana ante la tremenda criollada chilena debió ser más firme desde hace tiempo, para no caer en la charranería chilena que no hace más que sorprender a la vista de los jueces de la Corte Internacional. Sin  perjuicio de lo anterior, debe tenerse en cuenta que la posición peruana es abiertamente coherente, clara, justa, moral, equitativa y conforme al derecho consuetudinario. Tal como expresó el maestro Pellet y Bundy, habría que ser bien irracional (ellos utilizaron otra expresión pero personalmente creo que más claro es esta expresión) para pensar que el Perú renunció a sus derechos soberanos sistemáticamente con el propósito de que los chilenos estuvieran contentos.

Una posición bien marcada de parte de los representantes chilenos es que el conjunto de actos y acuerdos permiten inferir que la declaración de Santiago es un Tratado, bajo el contexto de la Convención de Viena y algunos casos referenciales citados en sus alegatos. No obstante ello es contrastable con la reciente jurisprudencia internacional (Honduras vs Nicaragua) en la cual quedó como criterio que la delimitación de la frontera marítima no puede suponerse de un cúmulo de actos, sino que ello debe constar en forma expresa, indubitable y sin elementos que pudieran inferir que su contexto inicial no tenía dicho propósito. Por tal sentido, queda expuesto que la posición chilena aquí está cayendo geométricamente. Queda para la historia que Chile trata de crear una imagen (tratado delimitatorio marítimo) de un conjunto de retazos de rompecabezas, sin tener en cuenta que se tratan de diferentes rompecabezas. Chile quema la única carta que tiene, la de santificar y cuasipontificar la declaración de Santiago, que a todas luces siempre tuvo un carácter de tipo “declarativo”, no delimitatorio, para resolver temas pesqueros, sencillo.

La réplica peruana, según nos comentan nuestros urracos en La Haya (imagínense hasta allá tenemos urracos) será bien clara y directa, por lo queda expresar nuestro respaldo al equipo internacional que defiende la causa justa peruana.

Alan Emilio Matos Barzola

Ex miembro de la Dirección General de Derechos Humanos del Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú marzo 2004-diciembre 2006

Especialista en Tributación Empresarial y en Normas  Internacionales de Información Financiera

Anuncios

3 comentarios

  1. Definitivamente que nuestros argumentos son más sólidos y eso lo sabe muy bien el Presidente Chileno, al punto que en su último discurso a llamado a sus compatriotas a la Unidad y a defender su territorio… Es claro que con ello está reconociendo que sus alegatos en La haya son pura criollada y que se van cayendo de por si solas…Veremos pues ante el mundo entero que Chile no va a respetar el fallo final si es que este no es a su favor…De otro lado, a nuestros abogados les pido que no cedan ni un milímetro de los que es nuestra soberanía y el Mar de Grau…Basta de criolladas y defendamos nuestra soberania… El mundo entero está a la espectativa de todo esto… Viva El Perú…
    migdanio_1961@hotmail.com
    IP 200.62.147.45

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s