Los desembolsos que se fundan en el cumplimiento de deberes societarios no necesariamente son gastos deducibles tributariamente

Alan Emilio en Madre de Dios
Alan Emilio en Madre de Dios

Resulta importante considerar el contenido de la jurisprudencia del Tribunal Fiscal al emitirse la Resolución RTF N° 01755-1-2006, la cual establece como parámetro que los desembolsos que se fundan en el cumplimiento de deberes empresariales, societarios, o de grupo internacional, no necesariamente son gastos deducibles tributariamente:

Resolución RTF N° 01755-1-2006

Vocales Firmantes: Cogorno Prestinoni, Casalino Mannarelli, Barrantes Takata

“Que en el presente caso se establece que el servicio objeto de reparo, consistente principalmente en la consolidación de la información económica financiera de la recurrente conjuntamente con la que proporcionan diversas empresas latinoamericanas que conforman el grupo económico ThyssenKrupp, para efecto de reportar a la casa matriz en Alemania, no constituye un gasto deducible tributariamente, al no ser la causa de la obtención de renta gravada o del mantenimiento de la fuente productora, sino de un desembolso que se funda en el cumplimiento de un deber de tipo societario (informar a la matriz) y no en operaciones que ocasionan la generación de renta gravadas o que permitan mantener su fuente como lo prescribe el precitado artículo 37 de la Ley del Impuesto a la Renta.”

Este criterio jurisprudencial atiende que no es suficiente el argumento del contribuyente respecto a que si el grupo empresarial acuerda efectuar una operación (por ejemplo la contratación de un Instrumento Financiero Derivado) los efectos de esta operación (pérdida generada como consecuencia de este tipo de contratación) sean necesariamente deducibles para efectos de la determinación del Impuesto a la Renta en nuestro país.

Por tal sentido deviene en una falacia argumentar que cualquier entidad puede contratar lo que sea y como le dé la gana “bajo la excusa que el principio de causalidad es amplio”, sin la exigencia de que sustente estas operaciones con parámetros objetivos (no subjetividades).

Del mismo modo corresponde alegar que para efectos tributarios no es dirimente que se argumente que las pérdidas generadas son consecuencia de factores ajenos a la voluntad de la entidad, sino que le corresponde a dicha entidad sustentar las causas por las cuales se generó esta pérdida, y sobre todo la cuantía en forma objetiva, y no con simples “dichos”, “argumentaciones o citas de autores de libros”, ni tampoco con documentación preparada internamente que no sea posible su contraste con la realidad.

Alan Emilio Matos Barzola

Especialista en Tributación y en Normas Internacionales de Información Financiera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s